Los efectos que tiene sobre nuestra mente la resolución de puzzles

Hay un sinfín de actividades que los médicos no paran de aconsejar realizar a la población, cada vez más envejecida, para mantener en pleno funcionamiento su cerebro. Entre ellas están los sudoku, los pasatiempos (crucigramas, autodefinidos, sopa de letras, etc), los juegos de cartas, el ajedrez y los puzzles.

Los puzzles son juegos que nos han acompañado desde que éramos pequeños, por lo que resulta algo extraño ver a personas mayores realizándolos. ¿O no debería serlo tanto?. Pasemos a ver las virtudes de los puzzles en nuestro cerebro.

 

Los puzzles hacen trabajar a sendos hemisferios de nuestro cerebro

Cuando nos enfrentamos a un puzzle, estamos ejercitando cualidades muy variadas como puede ser el don de observación (al tratar de separar en un primer paso las esquinas o los grupos de escenas que forman la imagen según los colores), la motricidad (a la hora de interpretar la correcta posición de cada pieza), la lógica (para desarrollar la iniciativa o estrategia que nos lleve a dar con la solución del puzzle), la memoria visual (al recordar las piezas que hemos visto y dónde, para ponerlas en su lugar correspondiente), entre otras. Pues bien, estas capacidades residen en distintas partes de nuestro cerebro, en ambos hemisferios, por lo cual los puzzles resultan una excelente diversión para mantener todas nuestras neuronas y cualidades en forma.

 

Gracias a las cualidades que ayuda a desarrollar la resolución de puzzles, constituyen un instrumento idóneo a acompañar a los niños a lo largo de su crecimiento intelectual ya que además de todo lo dicho, les ayuda a crear vínculos con los adultos que están con ellos realizando el puzzle, así como a desarrollar sus dotes sociales cuando los realizan en compañía de otros jóvenes. De igual forma les enseña a perseverar ante las dificultades hasta lograr superar el aparente obstáculo.

 

Los puzzles como terapia

puzzles personalizados          Pero además resultan excelentes para las personas deprimidas o que se encuentran atravesando un base anímico ya sea por causas laborales, afectivas, etc. Y es que en estos casos estos “juguetes” ayudan a estas personas a olvidarse un momento de sus problemas, desembotar su mente centrándose en la resolución de los puzzles personalizados. Y lo mejor, supondrán una excelente inyección de autoestima una vez consigan superar el desafío que les ha supuesto el puzzle.

 

Prevención contra el alzhéimer y la demencia senil

puzzles personalizados         Por todo lo que venimos diciendo en este trabajo, es obvio que los puzzles resultan ser un arma muy eficaz contra la degeneración de las neuronas, retrasando la aparición de ciertas enfermedades tales como el alzhéimer o la demencia senil. Por ello, está más que aconsejado para los adultos, a partir de los 40 años, que lleven a cabo algún puzzle de manera más o menos habitual. Ya que no sólo les mantendrá en forma el cerebro sino que les ayudará a ahuyentar el estrés a la vez que fomenta la comunicación con su pareja, hijos o familiares con los que trate de realizar el puzzle. Así que ya no tienes muchas excusas para tratar de librarte de tener que enfrentarte al reto que supone un puzzle. ¡¡Tus neuronas te lo agradecerán!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.