Salsa bbq y su popularidad mundial

El extenso surtido de salsas comerciales popularmente conocidas está siendo ampliado ya por la salsa bbq, un ingrediente relacionado sobre todo con las costillas de cerdo asadas en este sistema que lleva su nombre. Todo el mundo la conoce como una salsa un tanto singular, con un sabor agridulce que a su vez incorpora un gusto ahumado y dulce que le hace ser un complemento que levanta pasiones, que se adapta a todos los gustos y consumidores y que está presente en todas las barbacoas sin que se conciba cocinar en una sin ella.

 

Parece que entre los paladares masivos del consumidor despierta controversia, pero no por ello deja de crecer su popularidad hasta ganarse un puesto entre las más vendidas del mundo. Gracias a platos como las costillas a la barbacoa, suculenta receta tradicional que nos llega desde Norteamérica aunque tenga su origen en Inglaterra, la salsa barbacoa empieza a ser conocida fuera de sus fronteras como el resto de la comida rápida que conocemos hasta llegar a formar parte de la gastronomía de todo el mundo.

 

Y a partir de la carne de cerdo asada, el pollo a la brasa y las patatas fritas servidas con esta salsa, se ha generado un gusto específico y unas recetas popularizadas internacionalmente que persiguen el mismo éxito de las hamburguesas, los hot dogs o la pizza, a la que también ha conseguido conquistar esta salsa barbacoa americana surgiendo una variedad de la misma que ha alcanzado los niveles más altos de popularidad.

 

Ha logrado así fusionar dos elementos de procedencia dispar como es la cocina popular estadounidense y la archifamosa comida rápida italiana. Y es que permite adaptar multitud de recetas así como la aparición de nuevos platos a partir de este condimento. Es por tanto interesante comprobar cómo esta salsa se ha “colado” en productos cuyas ventas mundiales son sólo comparables a las del refresco de cola más vendido en el mundo.

 

Que esta salsa forme parte de variedades de comida rápida que aparentemente no tienen conexión entre sí, puede obedecer a fórmulas de marketing a las que estamos acostumbrados, pero poco nos importan si el producto es reclamado clamorosamente por el consumidor. Así que la popularidad de la salsa bbq está respaldada por una demanda real y ascendente del producto. O de otro modo, su aparición en la lista de la compra no se haría de rogar con tanta rapidez y eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.