La importancia de comprar productos saludables

Qué mal, qué mal, qué mal come la gente. No sé si lo habéis visto. A los dietistas-nutricionistas se nos tuvo que inventar. Y precisamente hace poco porque las cosas se estaban torciendo bastante.

Un poco para apagar fuegos. La humanidad, realmente, ha estado toda la vida comiendo lo que pillaba, ¿no? Cazadores, recolectores, luego nos dio por cultivar, criar animales para matarlos y comérnoslos.

Pero, realmente, quitando algunas enfermedades carenciales, la gente seguía a la sed, su apetito, comía lo de alrededor e iba bien. Ha empezado a torcerse la cosa ahora porque al humano le ha dado por matarse. No matarse los unos a los otros, cosa que se nos ha dado bien siempre. Ahora nos estamos empezando a matar a nosotros mismos. Hasta tal punto que, en los últimos 20, 30 años la mayoría de muertes que se dan en el mundo, especialmente, en el último momento, son prematuras y serían evitables. Por eso digo que la gente se mata.

Se mata comiendo, se mata bebiendo, se mata fumando, se mata en el coche. Suena fuerte, pero, la gente, al fin y al cabo, se mata. Lo que cabría preguntarse es: ¿por qué seguimos comiendo de esta manera si sabemos que nos mata? Esto verdaderamente es lo que quiero que afrontemos en la charla y se debe a que lo que nos han dicho que es “comer saludable” no es verdaderamente cierto. El motivo es muy sencillo. Tenemos varios dogmas en nutrición, varias creencias que, de alguna manera, perpetúan y explican que comamos de cierta manera.

A ver, por ejemplo, yo mañana me levanto, desayuno unas tostadas con Peanut Butter FITSTORE y me hago un arroz con verduras y un poquito de marisco, y dices: ¿qué está haciendo este? ¿Un nutricionista está tomando arroz por la mañana? Ojo, pero si el arroz, en lugar de hervirlo en una paellera, lo inflo, me lo meto en una taza, lo sumerjo en leche y le echo chocolate sería algo completamente normal, ¿no? Digamos entonces que la alimentación se nos muestra a través de unas gafas muy peculiares y vemos una parte solo de la información. Vemos un sector bastante sesgado. El problema cuando vamos conduciendo en nuestro día a día es si esas gafas nos están diciendo lo que es saludable y verdaderamente no es cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.