Fundas nordicas: dormir bajo el mejor calor del mundo

Las fundas nordicas son elementos de una cama que más que abrigar proporcionan un bienestar muy apetecible cada día. Esa comodidad de la que uno nunca se aburre es la que buscamos sin descanso al final del día.

Bueno para muchos es al comienzo del día, todo depende del turno de trabajo que tengas, pero al final lo que deseamos es llegar a nuestra cama y poder recargar las pilas en un profundo sueño regenerador.

Taparse también en verano

fundas nordicas Tienes que tener en cuenta que existen fundas nordicas incluso para verano, hay gente que necesita sentirse arropada y claro las elevadas temperaturas del verano no hacen demasiado apetecible este tipo de prendas, a no ser que tengas puesto el aire acondicionado a todo meter. Lo cual no es nada bueno, no sólo por el despilfarro energético que supone, también porque corres el riesgo de resfriarte.

Aunque te podrás resfriar, pero esa noche seguro que duermes como un bebé.

Las fundas nórdicas poseen unas características especiales que las hacen realmente atractivas para el sueño. Su textura, su acolchado, y sobre todo su poder de mantener una temperatura idónea para un buen descanso las hace inimitables.

Rectifico, por supuesto que son imitadas, o por lo menos lo intentan, aunque puedes tener por seguro que no todas consiguen obtener los mismos resultados que una buena funda nórdica.

Propiedades de las fundas nórdicas

fundas nordicas El poder de las fundas nórdicas está en poder mantener una buena temperatura bajo las sábanas sin que tengas que vestir con un pijama de franela o echarte encima unas cuantas más para entrar en calor.

Para dormir de forma correcta y conseguir un buen descanso, tienes que tener muy en cuenta la temperatura a la que duermes. Es decir, no es bueno dormir con demasiado calor, esto es para todo el mundo incluyendo los bebés, tendemos a abrigarnos y sobre todo abrigar a nuestros hijos a la hora de dormir, lo cual es un gran error, incluso en los bebés puede ser incluso un riesgo.

Olvídate de tener que abrigarte más de la cuenta en las frías noches de invierno y disfruta del placer que supone dormir ligerito de ropa y aprovecharte del mejor calor que existe, el calor corporal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.