¿Sale a cuenta comprar un robot aspirador?

Tienes que haberlos visto seguro: hasta hace un tiempo eran carne de teletienda, el típico aparato freak que te venden como el no-va-más y que luego no sirve absolutamente para nada. Luego empezaron a aparecer en grandes almacenes, y hoy en día los encuentras por todas partes. Son los robots-aspirador, esos pequeños aparatitos redondos que teóricamente te limpian la casa ellos solos, pudiéndote tú despreocupar de tan aburridas tareas.

Ahora bien: ¿funcionan? ¿Realmente es útil comprarse uno?

 

Tecnologías en desarrollo que sirven… a veces

robot aspirador

Las opiniones respecto a los robots aspirador son contradictorias. A poco que cotillees en algún foro (escribe “robot aspirador” en Google y dedícale diez minutos) encontrarás desde gente que no ha vuelto a tocar la escoba desde que lo tienen, a personas que maldicen el día que lo compraron. ¿A qué obedece esta disparidad de opiniones? ¿De quién fiarse?

 

Empecemos por el principio: ¿qué es exactamente un robot aspirador? Bien, se trata de un aparato circular de unos 40cm de diámetro, en cuya parte inferior, la que toca al suelo, hay una serie de cepillos de diferentes formas y tamaños. Y la novedad consiste en que una vez lo enciendes, empieza a dar vueltas por la instancia limpiando solo. La parte delantera cuenta con un parachoques que, al impactar con una pared, una puerta o los muebles, cambia la dirección para seguir limpiando. El polvo, lo atrapa con los cepillos y lo almacena en un pequeño depósito que deberemos ir cambiando.

El aparato “duerme” encajado en una especie de pequeño muelle de atraque conectado a la red que hace las veces de cargador. En cuanto el robot nota que se queda sin batería, deja de limpiar y se conecta solo. Y puedes programar sus tareas, según el modelo, para que limpie durante equis horas, o cada día a la misma hora, etc.

 

Sobre el papel suena increíble, ¿verdad?

 

Ahora bien, la realidad que han experimentado muchos usuarios (y que coincide ampliamente con la nuestra, pues en casa nos trajeron uno los Reyes Magos el año pasado) dista mucho del modelo teórico. Existen una serie de fallos comunes, como por ejemplo los problemas con los obstáculos pequeños. Los grandes no son problema por el parachoques, pero el suelo de una casa está llena de pequeñas trampas tal que cables, cordones del calzado, juguetes de los niños, juguetes del gato o del perro, etc. Y en ellos, el robot se atasca que da gusto, así que muchas veces tienes que “salvarlo” como quien le da la vuelta a una tortuga que quedó boca arriba.

En otras ocasiones, las ruedas se atascan, y el aparato se pone a dar vueltas sobre sí mismo como si estuviera loco, la verdad es que es gracioso de ver. Hasta que reparas en que te has gastado entre doscientos y cuatrocientos euros en ese aparato que da vueltas como si quisiera perforar el suelo. Entonces pierde la gracia, claro.

robot aspirador

Pero quizá, el fallo más grave es su ineficiencia. El movimiento de estos robots es totalmente errático. Sigue un trayecto caótico que no responde a ninguna lógica: simplemente arranca y va dando vueltas por ahí hasta que se choca con algo, o le da un puntazo y cambia de dirección. A veces está siguiendo un borde, y a media pared lo deja y se va para el centro. El resultado de esta programación es que, más de una vez, se concentra en zonas que ya ha limpiado, y se deja otras por las que no pasa en toda la sesión. Y, en todo caso, la limpieza de la habitación es ineficiente, porque ha consumido muchísima energía para realizar un trabajo que con una programación más metódica consumiría menos de la mitad.

La diferencia entre una tecnología consolidada y una en desarrollo es la proporción de fallos técnicos que se dan en una y otra

No cabe duda de que los fallos técnicos no pueden generalizarse, esto siempre es un poco una lotería. Pero sí es cierto que cuando uno compra una tecnología consolidada, la posibilidad de encontrar taras es mínima. Cuando uno compra un Mac, o un Smartphone, o un reproductor mp3, lo normal es que funcione. Estas tecnologías donde los fallos son relativamente comunes suelen ser tecnologías en sus estadios iniciales.

La programación errática también señala en ese sentido.

robot aspirador

Posiblemente, dentro de diez años nos reiremos de estos aparatos, que nos parecerán atrasadísimos, como hoy vemos atrasadísimos aquellos móviles viejunos con antena que pesaban un quintal y no cabían en el bolsillo. ¿Os acordáis? Los hombres parecíamos pistoleros, ahí con el supermóvil colgando del cinturón. Y los bolsos femeninos, ¡más valía comprarlos grandes!

 

La idea del robot aspirador es buena. Es una buena aplicación de la tecnología, ya que permitiría liberarnos de tareas pesadas que hacemos porque no nos queda más remedio.

Sin embargo, parece que la tecnología justo comienza ahora a desarrollarse, y si el dinero escasea, quizá la mejor opción sea esperarse a que algún modelo de robot se consolide en el mercado.

 

Anímate a contarnos tu experiencia, si es que la tienes. O tu opinión, que eso seguro que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.