Los motores usados y las carreras

Si eres aficionado al mundo del automovilismo en general, y al mundo de los coches en particular, estamos seguros de que en más de una ocasión has podido ver cómo los motores 2 mano tienen a veces el mismo rendimiento, o al menos muy similar, que un motor nuevo.
Pero es que además este tipo de motores usados no sólo se integran en los vehículos que podemos ver por la calle, sino que al mismo tiempo, los podemos ver en vehículos que requieren tanta precisión, como en una moto de carreras o incluso un Fórmula 1. Así es, en estas competiciones también se contempla la posibilidad de utilizar un motor seminuevo como vamos a ver a continuación. Pero ¿cuáles son los motivos de utilizar este tipo de motores?
El primer motivo con el que nos encontramos para que las escuderías, tanto de una disciplina como de otra, utilicen motores de segunda mano para sus vehículos es la reducción de costes. Y es que como te puedes imaginar un motor completamente nuevo, bien sea de una moto de carreras como de un coche de alta competición, como es el caso de los Fórmula 1, cuesta una barbaridad de dinero.
La inversión tiene que ser de varios cientos de miles de euros para construir lo que es el corazón del vehículo. Un corazón que con el paso del tiempo, sigue siendo factible de utilizar, con la reducción de costes que esto supone. Y es que, no es lo mismo producir un motor diferente para cada carrera, que producir un motor que pueda ser utilizado en varias carreras diferentes.
Pero es que además, y en contra de lo que podamos pensar en cuanto al rendimiento y a la solvencia de este tipo de motores, tenemos que tener muy en cuenta que algunos de los ingenieros, responsables e incluso los pilotos de Fórmula 1, como de MotoGP, por ejemplo, aseguran que estos motores les sirven, hasta el punto, que no representa un impedimento para ganar carreras.
No hay lugar para la duda, los motores usados, pueden rendir en óptimas condiciones. De hecho, en algunos casos se ha comprobado que el rendimiento de un motor utilizado ya en otra carrera y que cuenta con cientos de kilómetros a sus espaldas, tiene un rendimiento que es prácticamente idéntico al rendimiento que tenía cuando salió de fábrica.
Por todo ello, podemos concluir que si este tipo de personas, este tipo de equipos confía en motores de segunda mano, nosotros a nivel particular también deberíamos hacerlo sin ninguna clase de problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *