Cuando el frío llega ten a mano tus zapatillas para microondas

zapatillas microondasCuando llega el frío parece que las calles se quedan vacías. A mucha gente les encanta el frío y estar debajo de una manta calentito en casa, pero para otras el invierno y las gélidas temperaturas son sinónimos de melancolía, añoranza del verano, el sol y sus largas horas de exposición. Sobre todo en nuestro país, que gozamos de esta ventaja.

 

En invierno tratamos de estar calientes el máximo tiempo posible y cada uno lo va a haciendo como va pudiendo. En casa contratamos sistemas de calefacción, también llevamos a cabo los arreglos pertinentes para que el aislamiento de las paredes sea el adecuado y no nos llevemos sorpresas de humedades.

Mantén tu cuerpo calentito

Pero además de todo eso, un pijama calentito con una bata (aunque no nos guste mucho) y unas zapatillas para microondas son los elementos vitales para tener un invierno calentito.

¿Cómo? ¿Qué no has oído hablar nunca de las zapatillas para microondas? No nos hemos vuelto locos, han ingeniado unas zapatillas que introduciéndolas en el microondas tan sólo unos segundos consigues tenerlas listas para que tus pies no pasen frío en ningún momento.

No sólo el calorcito en los pies será lo que sentirás con estas zapatillas, también un confort, que harán que no te las quieras quitar nunca.

Las zapatillas son de gran calidad, con un buen cuidado puedes tener zapatillas para mucho mucho tiempo.

Mete sólo 90 segundos tus zapatillas en el microonda y mantenlas calientes durante una hora.

Además tienes que saber que las zapatillas puedes encontrarlas en internet con una pequeña variedad de colores, tienes que dejaras enfriar antes de volver a calentar, estas zapatillas están dirigidas a un público adulto, las encontrarás de tallas que varían entre el 35 y el 44. Ya no tienes que volver a andar por la noche cuando te levantes al baño por el suelo helado, y dormirás con los pies calentitos siempre.

Algunas personas complementan la compra de sus zapatillas para microondas con la ya legendaria bata-manta, aunque ese es más una cuestión de gustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *